Suscribirme a este blog

domingo, 9 de julio de 2017

Eco de la semana 28.

Pasaron las semanas. Hasta la eco en la clínica privada en la semana 28 nos hicimos controles y ecos en la Seguridad Social, tal y como establecían los médicos, al ser embarazo de riesgo. Y así, llegó el día de la visita a nuestro encantador doctor. Íbamos un poco preocupados, expectantes por ver qué nos decía sobre el corazón de nuestro pequeño guerrero, ese corazón que sonaba como caballos al galope, ese corazón, que ya tan pequeñito nos estaba avisando de que era un corazón especial, un guerrero especial.

Como en cada eco, el doctor nos indicó que primero lo revisaría todo y luego nos lo enseñaba y nos contaba. Esos minutos que en cada eco nos parecían una eternidad, en este caso, fue una eternidad al cuadrado. Tras revisar todo, nos informa que el corazón del bebé funciona correctamente, pero efectivamente, está girado, y la punta del corazón, en vez de apuntar hacia la izquierda, apunta al centro, y tiene una forma más redondeada de lo habitual.

Nos aclaró que si bien cuando existe una patología cardiaca es muy probable que sea consecuencia de otro tipo de patologías o incluso daños cerebrales, en este caso, todo está correcto, y lo único que  encuentra es la peculiaridad de la forma del corazón. No obstante, nos recomienda visitar a un cardiólogo infantil, especialista con el que él se formó en detectar este tipo de patologías y así quedarnos tranquilos. Nos apuntó que él si fuera su hijo, lo llevaría a este especialista para que lo valorara y que lo hiciéramos lo antes posible.

 Imaginad cómo se nos quedó el cuerpo. Qué llorera…. Estuvimos removiendo mar, tierra y aire, durante una semana, para conseguir una cita lo antes posible con el cardiólogo. De repente toda nuestra ilusión se desmoronaba y los fantasmas de las patologías seguían en nuestra casa, se habían empeñado en quedarse y no querían moverse de allí.

Conseguimos cita pasados unos diez días. Llegamos a la consulta, y esperamos en una sala de espera repleta de padres con sus niños, con un nudo en la garganta, a que nos llegara nuestro turno. Nos llaman. Ha llegado el momento de salir de dudas. Amablemente, nuestro doctor nos preguntó cómo habíamos llegado hasta allí. Le mencionamos que nos enviaba el doctor de la clínica de fertilidad y su comentario fue,” lo que diga él, está bien dicho, es un buen especialista”. Le contamos la historia y me pasa a hacerme una eco para comprobar. Lo de siempre, mira y mira, sin decir nada. Pasan los minutos, y lo único que se escucha es el corazón de nuestro pequeño guerrero. Para romper el silencio le pregunto “¿Esto puede ser hereditario? ¿Puede que lo tengamos alguno de nosotros y no lo sepamos?”, me mira, y me pregunta, “¿Hereditario el qué?”, me quedo pensando y le contesto “¿Lo que tiene el bebé?”, y tranquilamente me responde “Si el bebé no tiene nada, está perfecto. Hay personas más altas, personas más bajas, personas más gordas, más flacas, gente con ojos azules, o con ojos oscuros. No todos tenemos el corazón de la misma forma. Incluso hay quien lo tiene en el lado derecho. No pasa nada”.

Toda nuestra tensión cayó de repente. Respiramos de nuevo. Parece que nuestro pequeño guerrero, dentro de la normalidad, se había empeñado en recordarnos que iba a ser un niño muy especial. Por dentro y por fuera. Distinto desde su primer minuto hasta ahora.

Cuando salimos de la consulta, las hormonas hicieron su trabajo y me puse a llorar de nuevo, pero estas lágrimas eran de felicidad, de descanso. Parecía que todo seguía bien. Podíamos continuar disfrutando del embarazo. Ya quedaba menos para conocer a nuestro guerrero luchador.


En la próxima entrada os seguiré contando el seguimiento del embarazo, mientras tanto, gracias por seguir ahí. 

2 comentarios:

  1. ¡Buf que sustazo os llevasteis! Me alegra que todo esté bien por eso!

    ResponderEliminar
  2. Si, la verdad es que pasamos unos días muy malos, pero todo quedó en un susto, por suerte....

    ResponderEliminar